Desalojaron sin incidentes un predio de 440 hectáreas

Más de 1000 policías bonaerenses actuaron ante una orden judicial
Fernando Massa
(0)
23 de febrero de 2011  

La enorme villa que más de 1500 familias con necesidad de vivienda habían levantado en un predio privado de 440 hectáreas tomado en Esteban Echeverría, en diciembre pasado, fue desmantelada ayer en cuestión de horas. Fueron más de 1000 efectivos de la policía bonaerense que, en conjunto con personal de la Municipalidad de Esteban Echeverría, dieron cumplimiento a la orden de desalojo pacífico dictada por el Juzgado de Garantías N° 8 de Lomas de Zamora diez días atrás.

Y si bien no se produjeron mayores hechos de violencia ni de parte de las fuerzas de seguridad ni de los ocupantes, la angustia de las familias que habían pagado miles de pesos por los terrenos donde habían construido su nuevo hogar, víctimas de una estafa que desde la municipalidad estimaron millonaria, era inconsolable.

Según informó ayer a La Nacion el juez de garantías Gabriel Vitali, titular del juzgado interviniente, fueron más de 1000 efectivos de cinco departamentales de la policía bonaerense que llevaron a cabo el desalojo del predio de 440 hectáreas situado entre las calles Ingeniero Huergo, Fiambalá, la autopista Riccheri y el río Matanza, en la localidad bonaerense de Villa Transradio. Precisó también que si bien se trató de un procedimiento pacífico, quien no acatara la orden de abandonar el predio sería detenido por resistencia a la autoridad.

El juez dijo, además, que se abrió una causa por separado para investigar las denuncias sobre ventas de terrenos, con el fin de perseguir a los autores intelectuales de la toma, que cometieron el delito de estafa. Desde la municipalidad estimaron que el negocio de las ventas pudo alcanzar los 4 o 5 millones de pesos.

Fuentes judiciales señalaron que, finalizado el desalojo, personal de Gendarmería Nacional se encargó de la custodia del predio privado.

Por su parte, el subsecretario de Tierras y Viviendas del municipio de Esteban Echeverría, Gustavo Cañete, indicó que la comuna acompañó ayer la orden judicial con el fin de colaborar y prestar asistencia a las familias afectadas en la ocupación y que por esa razón el municipio puso a disposición de los ocupantes el traslado de sus cosas con camiones y ómnibus, mientras que desde el área de desarrollo social se encargarían de censar a las familias y de atender a aquellas que más lo necesitasen.

Pero, según dijo, la respuesta habitacional no será inmediata, ya que el municipio está trabajando en programas que tiendan a efectivizar convenios con particulares para poder lograr suelo social, es decir, acordar el loteo de una porción de terrenos privados ociosos para dar respuesta a problemas habitacionales, con una venta a precio social.

Carlos Berón y María Isabel Delela fueron de los tantos estafados: pagaron 1000 pesos por su terreno y más de 2000 por los materiales que utilizaron para construirlo. Ella, que está embarazada y tiene VIH, se lamentaba de que ahora no tenían a dónde ir porque ya habían dejado la pieza que alquilaban en Monte Grande.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.