Desamparo y carencias que pesan en el futuro

Laura Gutman
(0)
10 de febrero de 2013  

Para entender el conflicto, es necesario observar los escenarios completos: cuando nacemos, necesitamos atragantarnos de sustancia materna. Somos totalmente dependientes del cuidado, ternura, contacto corporal, presencia, disponibilidad y apoyo por parte de nuestra madre. Pero , lamentablemente, muchos de nosotros no lo hemos obtenido en la medida en que lo necesitábamos.

Eso nos dejó vulnerables e inseguros, aunque luego hayamos demostrado otra cosa. Esa falta interna de seguridad, a medida que crecemos, la buscaremos en otras relaciones afectivas (a veces la proyectamos en otras áreas, por ejemplo, en la estabilidad económica, forjando un lugar de pertenencia social o sumando aliados).

Es probable que durante los primeros amoríos -que es un período de conmovedora fragilidad personal- busquemos "hacer pie" y sentirnos seguros a toda costa. ¿Por qué? Justamente porque nuestra "estructura emocional" es muy endeble.

Tal como experimentamos cuando éramos bebes y no recibimos toda la sustancia materna necesaria, tenemos pánico de que el otro no nos quiera, nos abandone o no satisfaga nuestras necesidades amorosas; igual como nos ha sucedido durante nuestra niñez aunque no tengamos clara conciencia de ello.

Entonces, los varones controlamos a las muchachas. Sentimos que esa "obsesión" es prueba de nuestro amor. Las queremos sólo para nosotros: nos pertenecen y no estamos dispuestos a compartir un solo suspiro.

¿A qué nos recuerda? A la necesidad genuina de cuando éramos bebes y precisábamos a nuestra madre absolutamente disponible para nosotros y para nadie más.

Las chicas provenimos de las mismas historias de desamparo y carencia materna. Por eso nos enamoramos de un joven que sólo tiene ojos para nosotras, que enfurece si alguien nos mira, nos toca o nos distrae.

¿A qué se parece? Al anhelo de que nuestra madre haya priorizado cuidarnos, protegernos y acompañarnos a toda hora, cuando fuimos muy pequeñas. Resulta que ahora nos hemos encontrado: niñas y niños sin suficiente mirada. Ya crecidos. Molestos por los celos de unos y las polleras provocativas de otras.

Miremos la trama completa y, entonces sí, entenderemos la lógica.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.