Descubren bienes de Pico por $ 2 millones

Sorpresa: el ex titular del Concejo Deliberante no aparece, pero sí sus bienes, como un campo en Las Flores, propiedades en la Capital y varios autos.
(0)
22 de julio de 1997  

José Manuel Pico, hasta el miércoles último presidente del Concejo Deliberante porteño, cumplió su décimo día en la clandestinidad.

Fuentes judiciales y policiales aseguraron a La Nación que se lo busca sin pausa. Sin embargo, los resultados aún no están a la vista.

Lo que sí vieron con sus propios ojos los fiscales de la causa y unos cuarenta policías que en la madrugada del sábado participaron en dos procedimientos en la provincia de Buenos Aires fueron los bienes que el ex edil supo conseguir y que, sumados a los que posee en la Capital Federal, alcanzan a los 2 millones de pesos.

Por aire y por tierra

En un helicóptero de la Policía Feral, el fiscal de instrucción José María Campagnoli viajó rumbo a la localidad de Las Flores, donde Pico posee a su nombre un campo de 378 hectáreas, valuado en 440 mil pesos.

Por tierra, el fiscal de Cámara Norberto Quantín viajó a Pinamar en busca del ex concejal. Aunque no fue localizado, encontró un dúplex y varios vehículos que utilizaba en la playa.

Además, consta en el expediente que Pico posee siete departamentos en el edificio de Vidal 2828, una casa en Villa Devoto y varios automotores.

El juez de instrucción Raúl Irigoyen investiga, por orden de la Cámara del Crimen, el posible enriquecimiento ilícito de Pico. Además, el ex concejal está imputado por los delitos de estafa reiterada en 534 oportunidades y por ser jefe de una asociación ilícita que construía edificios violando el Código de Planeamiento Urbano.

En el PJ porteño, la situación procesal de Pico desató una puja interna entre sectores. Las distintas líneas internas buscan posicionarse ante el inminente cambio de la lista de legisladores comunales que encabezaba el ex edil investigado.

Descubren bienes millonarios de Pico

La Justicia allanó más propiedades en Las Flores y Pinamar.

¿Dónde está el ex concejal José Manuel Pico? La Justicia no lo sabe. El último fin de semana, los fiscales de la causa y cerca de cuarenta policías lo buscaron, literalmente, por cielo y tierra. No lo encontraron.

Sin embargo, sí descubrieron más propiedades del ex edil. Quienes conocen la causa judicial en la que está imputado por asociación ilícita, 534 estafas y enriquecimiento ilícito, confiaron a La Nación que se estima que el dirigente del gremio de los fideeros tiene más de dos millones de pesos en bienes.

Con un sueldo de 3870 pesos, Pico escrituró a su nombre una casa en Villa Devoto valuada en 320 mil pesos, siete departamentos construidos por la investigada empresa San Sebastián SA en el edificio de Vidal 2828, un campo de casi 400 hectáreas en Las Flores, valuado en 440 mil pesos, un dúplex en Pinamar y varios autos, un jet ski y un cuadriciclo para recorrer las playas.

Fuentes judiciales explicaron que "la investigación continúa y nadie puede descartar que en los próximos días encontremos más bienes a su nombre o de terceros. Estamos atrás de más de un inmueble".

Aníbal Ibarra, primer candidato a legislador porteño por el Frepaso, agregó otro dato a la causa: "Estamos investigando, porque algunos de los edificios de San Sebastián se habrían construido sobre terrenos apropiados a personas desaparecidas y el contacto habría sido el ex comisario Alberto Pozo, prófugo de la Justicia por esta causa, desde el 27 de diciembre de 1994", confió a La Nación el ex fiscal.

El primer candidato a legislador porteño por el PJ ya cumplió su décimo día en calidad de prófugo.

"Tienen toda la fuerza a su disposición. La División Defraudaciones y Estafas trabajará duro para encontrar a Pico", le aseguró el comisario general Adrián Pelacchi al fiscal de Cámara Norberto Quantín.

En el campo y en el mar

Los funcionarios del ministerio público se lo tomaron a pecho. Fueron a buscarlo, en forma simultánea, a Las Flores y a Pinamar.

El sábado último, a las 5, el fiscal José María Campagnoli y el secretario de la fiscalía de instrucción Nº 33, Ignacio Rodríguez Varela, treparon en el helicóptero Dalphine de la Policía Federal y partieron rumbo al campo Namuncurá, en localidad bonaerense de Las Flores. Tenían una orden de allanamiento firmada por el juez de instrucción Raúl Irigoyen y no descartaban que el ex edil estuviera escondido entre vacas y caballos.

Aunque no encontraron a Pico, trascendió que en el allanamiento a la empresa que vendió el inmueble, la policía incautó la escritura del campo (firmada por Pico) por un monto de 200 mil pesos y una tasación de la propiedad en 440 mil pesos. El campo, de 378 hectáreas, pertenecía al ex abogado de Zulema Yoma, Alejandro Vázquez, antes de pasar a manos de Pico.

Quantín, junto con otro grupo de policías, partió rumbo a Pinamar. En móviles no identificables los pesquisas arribaron a la puerta de un complejo de edificios de ladrillo a la vista. "¿Lo buscan a Pico? Vive en el primero, pero por acá no lo vemos desde abril", le dijo un empleado de la Municipalidad a los uniformados. Un vecino aportó otro dato: "El jeep, el jet ski y el ciclomotor lo guarda en un garaje a la vuelta", precisó.

La policía no entró al departamento por un error en la orden de allanamiento, pero se aseguró de que Pico no estuviera allí. En cambio, los investigadores regresaron a Buenos Aires con más pruebas que comprometen al ex edil.

Bajar la persiana un poco antes

Poco trabajo: tras el caso Pico, los ediles ya piensan en su retirada; proyectan que la nueva legislatura asuma un mes antes de lo previsto.

Poca actividad y un perfil definitivamente bajo es lo que va a caracterizar al cada día más cuestionado Concejo Deliberante porteño durante los poco más de cuatro meses que le quedan de vida.

Con el sonado caso del aún prófugo de la Justicia y ex titular del cuerpo, José Manuel Pico, se aceleró una iniciativa de la candidata a legisladora porteña por la UCR, Marta Oyhanarte, para que la nueva legislatura asuma un mes antes del 10 de diciembre previsto.

Pero esa idea era casi descartada ayer en el cuerpo. Aunque varios ediles consultados se mostraron en favor de la entrega anticipada, por una cuestión de trámites y tiempo -la nueva legislatura porteña será elegida el 26 de octubre próximo- se considero "prácticamente inviable" la iniciativa de la candidata.

La preocupación de los ediles se caracterizaba por mantener un bajo perfil permanente hasta que asuman los nuevos legisladores. "Acá ya nadie quiere saber nada más, todos se quieren ir lo antes posible", fue la frase que dominó en todos los bloques.

En medio de acusaciones y críticas los concejales tienen previsto tomarse sus vacaciones de invierno; por ello la semana próxima habrá un receso.

De la Rúa manda trabajo

Sin tener en cuenta ese clima, el jefe de Gobierno, Fernando de la Rúa envió al cuerpo un proyecto de rezonificación de la zona donde se levantaba el albergue Warnes.

La iniciativa contempla la construcción de un complejo habitacional y un centro comercial que incluiría la instalación de un hipermercado de la cadena Carrefour.

Pero, para ello, el Concejo debe cambiar las normas de tejido urbano y el proyecto se encuentra en estudio de la Comisión de Planeamiento Urbano que encabeza el justicialista Raúl Padró.

Otra iniciativa que envió De la Rúa fue la referida a la construcción de un hotel cinco estrellas en Libertador y Suipacha, en el barrio de Retiro.

Una ordenanza del último gobierno militar impide que allí se levante el hotel y sólo el Concejo puede derogarla. El jefe de gobierno no quiere que se pierda una inversión de más de 50 millones de pesos y la iniciativa ya contaría con el visto bueno de los radicales y los peronistas.

En la lista de temas a debatir figura también un proyecto del frepasista Eduardo Jozami por el que propone la regulación de la venta de medicamentos y el cambio de la forma de prescripción en toda la ciudad.

Actualmente se encuentra en la Comisión de Salud y el autor de la iniciativa no se mostró muy optimista sobre la pronta resolución del proyecto.

En el cierre de los temas se ubica el siempre discutido presupuesto para la Comuna. Mientras los radicales quieren que se trate "lo antes posible", o sea después del 30 de setiembre, los del Frepaso opinan que la nueva legislatura debería ser la que lo vote.

Cada uno tienen sus explicaciones. A los radicales, con el apoyo de los justicialistas, les alcanzaría para aprobar las partidas antes del 10 de diciembre;pero los del Frepaso, acelerados por los buenos resultados que les dan las últimas encuestas, podrían transformarse en la primera minoría del cuerpo y de esa manera tener una posición de privilegio a la hora de negociar con los de la UCR.

El PJ teme una fuga de votos

El justicialismo porteño está en medio de una crisis interna por el escándalo judicial que protagoniza Juan Manuel Pico, prófugo de la Justicia.

El ex titular del Concejo Deliberante encabezaba la lista de candidatos a legisladores porteños, lugar del que quedó desplazado por su situación judicial. Esto colocó al distrito en una tormenta interna.

Sin embargo, dirigentes del distrito intentarán preservar a Daniel Scioli, primer candidato a diputado nacional, de lo que ahora se denomina el "efectoPico", léase una virtual fuga de votos.

El impacto negativo que la situación judicial del ex edil tiene en la lista de diputado nacional liderada por Scioli, convulsionó a los "búnkers" partidarios; existe preocupación.

Pero de inmediato se tejieron estrategias para sortear el mal trago. Existen dos posiciones al respecto: l Renovar toda la lista de legisladores porteños, con la excusa de reemplazar a Pico.

l Elegir al sucesor de Pico, sin modificar la nómina en cuestión.

A la primera hipótesis adhieren el candidato a diputado nacional Javier Mouriño (grupo Los Libertadores-Carlos Corach), Claudia Bello (Foro Peronista) y Roberto García (agrupación 17 de Noviembre, a la que pertenece Pico).

La segunda opción es la que prefieren el "sistema" del PJ porteño, que representan el Frente de Unidad Peronista (FUP) y el sector que responde al diputado Miguel Angel Toma, a quien Scioli venció en los comicios internos del PJporteño.

En el "búnker" de Toma aseguran que no negociarán con los aliados de Scioli la lista de legisladores porteños, en la que el grueso de los candidatos son de su agrupación. Según pudo saber La Nación "el sistema" sólo aceptaría reemplazar a Pico, pero a ningún candidato más.

Esta sería la condición para que Toma, que tras los comicios internos del PJ porteño quedó relegado al cuarto lugar, se sume a la campaña. Sus allegados esgrimen que Scioli lo necesita para captar el voto justicialista, que no se siente representado por campeón de off-shore.

Scioli, por el consenso

El candidato del presidente Menem no quiere poner en riesgo la promesa que le hizo a su padrino político: sumar cuatro diputados porteños al bloque justicialista.

Por esto quiere evitar que el "efecto Pico" le reste votos a su lista. Scioli se mantendrá al margen de la negociaciones, aunque nadie dará un paso sin su bendición. Sólo pidió que los cambios sean por consenso.

El primer paso para evitar la puja entre las líneas internas se dará hoy en el consejo nacional justicialista: prorrogará el mandato al interventor del PJ porteño, Rubén Marín, hasta la elecciones de octubre.

Así Marín podrá cambiar la lista en cuestión que deberá competir con las encabezadas por Marta Oyhanarte (UCR), Aníbal Ibarra (Frepaso) y Gustavo Beliz (alianza Nueva Dirigencia-Acción por la República).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.