Desestimó un comisario la denuncia de Stornelli

El policía se encargó de una auditoría
Pablo Morosi
(0)
19 de diciembre de 2009  

LA PLATA.- El fiscal platense Marcelo Romero tomó ayer declaración como testigo al titular de la División de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, Carlos Catalano, quien dijo haber hecho importantes cambios en el área que pudieron generar malestar, pero no halló vinculaciones con la denuncia de una posible instigación al delito formulada por el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli.

En su comparecencia ante Romero, Catalano reconoció que, hace un mes, al asumir en el área de Automotores -en reemplazo del comisario Marcelo Andrade-, adoptó una serie de decisiones que incluyeron, entre otras cosas, desplazamientos de personal y que pudieron generar reacciones entre algunos sectores de la fuerza.

No obstante, el jefe policial dijo no poder relacionar esas medidas con la denuncia del ministro de un presunto complot de uniformados para desestabilizar la gestión de Daniel Scioli como gobernador.

Pasado mañana, Romero tomará declaración al jefe de la policía bonaerense, Juan Carlos Paggi; al superintendente de Investigaciones, Salvador Baratta, y luego al resto de los miembros de la plana mayor de la fuerza.

El magistrado adelantó que la semana próxima visitará las fiscalías que investigan los robos a mujeres, ocurridos en las últimas semanas, para intentar encontrar un denominador común en esos casos, tal como planteó Stornelli en su denuncia, que apunta a personal en funciones, retirados o exonerados de la fuerza de los que sospecha que buscan sembrar terror y desestabilizar al gobierno distrital.

Se trata de los casos ocurridos en Wilde, donde fue asesinada la arquitecta Renata Toscano; en Derqui, donde la víctima fue la docente Sandra Almirón; Lanús, donde fue asesinada la bioquímica Ana María Castro, y de Tres de Febrero, donde Claudia Pitti fue baleada en la cabeza, pero sólo sufrió lesiones.

Posibilidad

Fuentes de las fiscalías en cuestión adelantaron que no encuentran elementos que apunten a un complot, aunque reconocieron que en alguno de los casos puede haber participación de organizaciones que utilizan menores para cometer delitos.

En la presentación que el ministro Stornelli ratificó anteayer ante el fiscal Romero, señaló que se sospecha que los casos mencionados fueron protagonizados por menores alentados por policías para cometer estos crímenes y provocar un recrudecimiento en los delitos de robo de vehículos, como respuesta a la decisión de intervenir y auditar la División Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor, misión encomendada a Catalano.

Stornelli pide en el texto de su denuncia "considerar la existencia de una organización tendiente a desestabilizar la actual gestión, mediante la perpetración de hechos de similar tenor, que realzan la protesta social a partir de su consumación".

Ayer, Catalano confirmó ante la Justicia que en su repartición se introdujeron importantes reformas en el contexto de una "intervención-auditoría" del área, que pudieron afectar intereses de miembros de la fuerza. Se refirió al desplazamiento de jefes de los centros de verificación policial y de 15 peritos verificadores.

Además, dijo que en esas dependencias -dedicadas a habilitar cualquier trámite comercial vinculado con autos y motos- ordenó instalar cámaras de video para optimizar los controles. Catalano dijo que el objetivo fue transparentar distintos sectores de la fuerza, pues se habían detectado irregularidades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.