Destruyeron una pintura de Picasso