Detienen a un fiscal porteño por abuso

Lo acusan de manosear a tres chicas en la calle y atacar a un policía; anoche, el Consejo de la Magistratura lo suspendió
Laura Rocha
(0)
22 de mayo de 2003  

El fiscal porteño Mario Atilio Perotti quedó detenido ayer acusado de manosear a tres chicas, pegarle al dueño del comercio que salió a defenderlas, además de atacar y sacarle la gorra a un policía que fue a contenerlo. Anoche, el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires lo suspendió en sus funciones en la fiscalía contravencional N° 12.

Perotti, que entendía en la Capital en causas por ebriedad y oferta de sexo en las calles, fue detenido anteanoche en el barrio porteño de Monserrat, informaron fuentes del caso. Aparentemente en estado de ebriedad, el fiscal habría seguido a tres chicas hasta que ingresaron en un quiosco.

Entonces, según los testigos, el fiscal le apoyó la pelvis a una de las chicas que, enardecida, se dio vuelta y lo insultó.

La situación fue observada por la dueña del comercio que estaba al frente del local y por su hijo, quien estaba en otro sector.

"¿Usted está loco? ¿No se da cuenta de que pueden ser sus hijas?", reprochó la quiosquera el abuso del fiscal porteño.

El hombre se dio vuelta y reaccionó identificándose como funcionario judicial: "Usted no se meta. Yo soy fiscal, y usted no sabe con quién se mete", advirtió.

Luego, el hijo de la quiosquera salió en defensa de su madre y de las chicas, y, según una empleada del local, el fiscal lo amenazó y le advirtió: "No te metás que te voy a mandar a mi gente".

Al parecer, instantes después hubo un intercambio de golpes entre el fiscal y el hijo de la quiosquera, ocasión en la que llegó un policía al comercio para calmar los ánimos.

Según los testigos, el fiscal le sacó de un manotazo la gorra al policía, y luego fue detenido y trasladado a la comisaría 6a., desde donde lo derivaron a la alcaidía del Palacio de Justicia.

Una empleada del quiosco situado en la avenida Rivadavia 1723, a metros del Congreso Nacional, dijo: "Además, el muchacho defendió a su madre, que le había reprochado la actitud inmoral al funcionario judicial".

Mauricio Roller, abogado del quiosquero, dijo que por tratarse de una causa por lesiones recíprocas su cliente también podría ser imputado. "Todavía no recibió ninguna notificación, pero en las próximas horas sabremos qué va a pasar", dijo a LA NACION.

El hecho, que trascendió rápidamente, llegó a los oídos del fiscal general porteño José Luis Mandalunis, que inmediatamente envió un pedido al Consejo de la Magistratura para que intervenga, al interpretar que el delito doloso del que lo acusa "compromete la dignidad del cargo".

Reunión extraordinaria

En horas de la tarde, los miembros del Consejo de la Magistratura se reunieron en forma extraordinaria y resolvieron apartar a Perotti de su cargo en forma provisional y sin goce de sueldo, hasta tanto se aclare su situación procesal.

La resolución N° 225/2003 del Consejo de la Magistratura dispone que se inicie un sumario administrativo con el objeto de investigar los hechos que se denuncian y establecer las responsabilidades de Perotti.

En tanto, el acusado prestó declaración indagatoria ayer ante la jueza de instrucción Mónica Berdión de Crudo, que entiende en la causa por abuso deshonesto, atentado y resistencia a la autoridad, y luego quedó detenido, según informaron a LA NACION fuentes que tienen acceso al expediente.

Pedido de excarcelación

Perotti, que pidió la excarcelación a través de su abogado, permanecerá detenido en la alcaidía de Palacio de Justicia hasta que se decida su situación procesal.

La jueza, que tiene 24 horas para analizar el pedido del acusado, tomará declaración hoy a las víctimas y a una serie de testigos del episodio.

El fiscal suspendido, cabe recordar, ya tenía antecedentes penales (de lo que se informa por separado). Según informaron fuentes judiciales cumplía una probation por amenazas y daños. Es decir que tras reconocer su culpa en ese caso, la Justicia lo benefició con el cumplimiento de tareas comunitarias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.