Detuvieron a cuatro policías por el asesinato de dos adolescentes

Los acusados revistaban en la zona de Don Torcuato; hay cuatro efectivos prófugos
(0)
27 de diciembre de 2001  

Cuatro policías bonaerenses fueron detenidos por orden de la Justicia de San Martín, acusados de haber asesinado en abril último a dos adolescentes cuyos cuerpos, acribillados y con evidentes signos de haber sufrido torturas, aparecieron a la vera de una ruta en la localidad de José León Suárez.

Fuentes judiciales confiaron a LA NACION que los detenidos, junto con otros cuatro policías que se encuentran prófugos y son buscados dentro y fuera del país, serían integrantes de uno de los eventuales escuadrones de la muerte. Según denuncias de familiares de las víctimas y de organismos de derechos humanos, refrendadas por la Suprema Corte de Justicia provincial, estos grupos operaban especialmente desde comisarías y dependencias policiales de la zona norte del conurbano.

Los oficiales y suboficiales apresados el viernes último fueron indagados un día después por el fiscal Héctor Scebba, que les imputó la privación ilegal de la libertad y posterior muerte de Gastón "Monito" Galván y Miguel "Piti" Burgos. El pasado 24 de abril, sus cadáveres fueron encontrados junto a un puente, en el cruce del Camino del Buen Ayre y Sarratea.

Cuando fue asesinado, el Monito tenía 14 años, once balazos en distintas partes del cuerpo y una bolsa de nylon en la cabeza, síntoma de haber sido sometido a la tortura del "submarino seco". A Piti, de 16 años, le habían pegado once tiros y lo habían amordazado con un trapo sucio. Ambos estaban atados de pies y manos. A los dos les dieron un tiro de gracia en la nuca.

Según denunciaron sus familiares, los chicos tenían varias entradas y salidas en la comisaría de Don Torcuato, conocida como La Crítica. Allí -aseguraron padres y amigos de las víctimas-, los uniformados les dictaron la sentencia de muerte, y los pusieron en una lista de menores problemáticos que debían ser eliminados.

De hecho, y aunque las fuentes mantuvieron en reserva las identidades de los ahora detenidos, al menos uno de los policías apresados -sería un sargento que revistaba en el Comando de Patrullas de Tigre- estaría vinculado también con los asesinatos de los adolescentes Juan Salto y Fabián Blanco, ambos de 16 años.

Método sistemático

Los de Galván y Burgos son sólo dos de los 60 casos que, un par de meses atrás, la Corte bonaerense describió, en una durísima acordada, como muertes que la policía bonaerense consignó como producto de enfrentamientos armados con delincuentes, pero que, en realidad, tenían todas las características de virtuales ejecuciones.

En consonancia con la postura del máximo tribunal provincial, la interventora en el Consejo del Menor bonaerense, Irma Lima, expuso su temor de estar frente a un verdadero "modus operandi criminal" de la policía. Y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) calificó en aquel momento los hechos investigados como "la muerte de chicos como política criminal".

El organismo de derechos humanos advirtió que aquellos casos eran la eventual consecuencia de aquel "meter bala a los delincuentes" con el que el gobernador bonaerense Carlos Ruckauf prometió hacer frente a la inseguridad.

Precisamente, la acordada de la Corte bonaerense derivó en el fin de la carrera del comisario general retirado Ramón Oreste Verón como ministro de Seguridad provincial.

Su sucesor, el actual secretario de Seguridad Interior de la Nación, Juan José Alvarez, inició su gestión con profundos cambios en todas las jerarquías de la policía bonaerense, incluido el relevo completo de personal en La Crítica, de Don Torcuato.

Paso a paso

El hallazgo: el 24 de abril, junto a un puente en el cruce del Camino del Buen Ayre y Sarratea, de José León Suárez, aparecieron los cadáveres de Gastón "Monito" Galván y Miguel "Piti" Burgos. Estaban acribillados, atados de pies y manos, y con signos de haber sido torturados.

La sospecha: familiares de las víctimas dijeron que los chicos habían estado detenidos en la comisaría de Don Torcuato, conocida como La Crítica, y que efectivos de esa repartición habían confeccionado una lista de menores problemáticos que iban a ejecutar.

La acusación: el viernes último, un fiscal de San Martín detuvo a cuatro efectivos y libró orden de captura nacional e internacional para otros cuatro, hoy prófugos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.