Diabulimia: la enfermedad doblemente mortal