Dieron una prueba de vida del chico raptado

Habrían reducido el monto del rescate a 200.000 dólares
Gustavo Carabajal
(0)
23 de mayo de 2003  

La familia de Facundo Laffont, el chico de 14 años secuestrado el lunes último en Luján, recibió ayer una prueba de vida.

Según informaron a LA NACION allegados a los Laffont, la prueba de vida consistió en una pregunta formulada por el padre del chico sobre un dato familiar que solamente Facundo podía conocer.

Esta pregunta fue realizada durante la comunicación telefónica concretada anteayer entre los secuestradores y el empresario Roberto Laffont, también conocido como El Lujanero.

Un amigo de la familia relató ayer que los delincuentes volvieron a llamar a la casa de los Laffont y transmitieron la respuesta al empresario, quien la habría considerado como una prueba de vida válida.

Facundo fue secuestrado el lunes último por la mañana, cuando se dirigía al colegio, cerca de su casa, situada en España al 1100, de Luján.

En principio, los secuestradores exigieron 1.000.000 de dólares de rescate. Pero ayer, en la comunicación en la que los secuestradores entregaron la prueba de vida, habrían reducido sus exigencias y aceptarían liberar al adolescente a cambio de 200.000 dólares, según indicaba una versión no confirmada y que fue difundida por otro allegado a la familia.

"Junten toda la plata. No queremos ni un billete menos. No llamen a la policía", dijeron los secuestradores en la primera comunicación, realizada unas horas después del secuestro.

Aparentemente, ayer los malvivientes habrían flexibilizado sus exigencias y redujeron el monto que pedían como rescate.

Sin la policía

Según fuentes del caso, en la primera comunicación los secuestradores le pidieron a Laffont que no hiciera la denuncia ante la policía.

"A la yuta la queremos bien lejos. Mirá que sabemos bien lo que hacés", advirtieron los malvivientes a Laffont, según dijo un calificado informante.

Roberto Laffont, conocido como El Lujanero, "posee actualmente dos agencias de carreras de caballos y un bar, pero no tiene la plata que piden los delincuentes", explicó uno de los instructores policiales que, debido a que se trata de un delito de acción pública, debe intervenir de oficio.

En 1998, cabe recordar, Laffont fue procesado por el juez penal de La Plata, César Melazo, acusado de formar parte de una organización dedicada al juego clandestino.

Se trató de la segunda oportunidad, en menos de un año, en que la víctima de un secuestro fue el hijo de un supuesto capitalista de juego.

En agosto último, un grupo de delincuentes secuestró al hijo de un conocido propietario de locales de juego de Escobar. El padre del muchacho pagó 350.000 pesos de rescate y su hijo fue liberado luego de pasar una semana en cautiverio.

Ayer, supuestamente con la esperanza de que Facundo tuviera algún televisor cerca en el lugar donde lo tienen cautivo, los amigos y compañeros de colegio colocaron carteles frente a su casa, situada en el barrio La Estación, donde se instaló una guardia periodística.

Fuerza, Facu. TQM ( abreviatura de "te queremos mucho" ), tus amigos!!! ; el cartel tenía la firma de 18 compañeros de colegio.

Algo similar ocurrió el 3 del actual, cuando Mauricio Macri se dirigió a los periodistas que hacían guardia frente a la casa de su padre y dijo: "Aguantá, Florcita -por Florencia-, que todo va a salir bien y se resolverá pronto".

Al día siguiente, su padre, Franco, pagó el rescate y el 5 de mayo la medio hermana de Mauricio, de 19 años, fue liberada en Moreno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.