"Dios permita que lo saquen vivo", dijo la madre del marino