Discriminan por tener sobrepeso y ser extranjero

El 80% de los porteños dice que no se aceptan las diferencias
El 80% de los porteños dice que no se aceptan las diferencias
Laura Rocha
(0)
10 de marzo de 2007  

Tener sobrepeso o ser oriundo de algún país limítrofe; el nivel socioeconómico, o, simplemente, ser mujer son algunas de las razones por las que muchas personas discriminan a sus pares. Así lo revela una encuesta realizada por primera vez en la ciudad de Buenos Aires por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

En el sondeo se refleja un dato interesante: cuando a los encuestados se les preguntó en qué medida creían que existen prácticas discriminatorias en la sociedad argentina, ocho de cada diez respondieron “mucho o bastante”, mientras que sólo el 10,9 por ciento dijo “poco o nada”. Sin embargo, cuando se les preguntó si se sintieron discriminados, el 71,1% respondió que no. Las diferencias en las respuestas aparecen ligadas muchas veces a la jurisdicción, explicaron en el Inadi. “Hay situaciones que se reflejan en la ciudad de Buenos Aires y que no se dan necesariamente en la provincia de Buenos Aires", explicó María José Lubertino, presidenta del organismo.

Uno de los ejemplos más claros se ve en el tema del sobrepeso. Cuando se preguntó a quienes presenciaron algún hecho discriminatorio qué tipo de situación los tuvo como testigos, la obesidad resultó la segunda causa, con un 13,5%, muy cerca de la primera razón, que es LA NACIONalidad, señalada por el 14,5% de los encuestados.

"Este punto es más alto en la Capital que en la provincia y muestra la presión por la cuestión estética. Un reflejo de cómo se aborda el tema en esas jurisdicciones se ve, por ejemplo, en que en la provincia hay una ley de talles y en la ciudad no existe. Esto ya significa un cambio de actitud respecto del tema", dijo Lubertino.

La encuesta, que se realizó a fines del año pasado en la ciudad, con una muestra de 350 casos entre personas de entre 18 y 74 años, señaló que los ámbitos donde más se discrimina son los boliches bailables, las empresas, los comercios y shoppings, en la calle, en las comisarías y en la televisión. Aquí también se observa la discriminación por la apariencia física, la obesidad o LA NACIONalidad.

Cuando se preguntó a los encuestados por los grupos que consideraban más vulnerables a la discriminación en el país, seis de cada diez señalaron a los inmigrantes bolivianos; los sectores económicos desfavorecidos son un grupo vulnerable para el 45,4% de los consultados; les siguen los gays, las lesbianas y los travestis, con el 38% de las respuestas; después, los inmigrantes peruanos y las personas con alguna discapacidad.

En la encuesta que el organismo realizó en el conurbano, en primer lugar también figuran los inmigrantes bolivianos, con el 52,3%; los sectores socioeconómicos desfavorecidos, con el 48,3%; los inmigrantes peruanos, con el 30,6%; los inmigrantes paraguayos, con el 24,3%, y les siguen los gays, las lesbianas y los travestis; las personas con discapacidad, y los judíos (17,1%).

Boliches

"El tema de los boliches coincide con la campaña que estamos desarrollando desde diciembre de decirle que no a la discriminación. Pero la herramienta más importante que va a darnos el mapa completo es la posibilidad de estructurar las políticas públicas para cada distrito. Vamos a sentarnos con cada gobernador para evaluar, con datos concretos, en qué dirección avanzar", agregó.

Según Lubertino, también se persigue concientizar a la población acerca de que la discriminación es un hecho ilícito y a veces un delito y que el Estado protege a la persona y la asesora para iniciar una acción judicial. El número telefónico gratuito para hacerlo es el 0800-999-2345.

"Muchas personas desconocen sus derechos. Y es ahí donde tenemos que reforzar la política. Hay casos que pueden configurar un delito penal, pero en todos los hechos de discriminación hay un ilícito", dijo.

Su análisis se basa en una de las mediciones que arrojó el sondeo. Del 31,4% de los consultados que respondió que reaccionó de alguna forma ante un hecho de discriminación ninguno contestó que realizó la denuncia. El 32,3% respondió "ayudé, intervine", y le sigue "discutimos o peleamos", con el 29,3 por ciento.

En el organismo, la política apunta a que los terceros también puedan involucrarse ante un hecho de discriminación.

Según los datos preliminares, los temas más complejos de abordar son la xenofobia y el maltrato.

En uno de los apartados del estudio, realizado sobre la base de opiniones y actitudes, el 40,8% de los consultados se mostró de acuerdo con que "los trabajadores que vienen de países vecinos les quitan posibilidades a los trabajadores argentinos", y un 29,5% respondió que "la mayoría de los delincuentes no tiene recuperación".

"En la Argentina y en el mundo se instaló un modelo muy individualista y competitivo. Tenemos que recuperar valores, aprender a convivir en la diversidad y en que no hay salida individual, sino que las salidas son colectivas", dijo la funcionaria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.