Disfrazados de pingüinos, reclamaron activistas de Greenpeace