Domingo en peligro

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Poco sol para jueves y viernes. Sábado nublado. Podría llover el domingo. El ciclón jugó en Montevideo
Crédito: Ilustración: Costhanzo
(0)
28 de julio de 2016  • 00:50

Mañanas heladas campestres

La apertura del jueves estará signada por la muy baja temperatura suburbana, donde un termómetro cercano al bajo cero puede traer heladas y bancos de niebla en el conurbano. Por suerte el anemómetro se tranquiliza y el viento leve no baja la sensación térmica.

Se espera una máxima bastante avara: solo 11°C. No se puede pretender más para una tarde con poco sol y con suave viento Sur.

El viernes mostrará características muy parecidas. Un arranque con muy baja temperatura pero con viento Este que podría sumarle algún grado más por la tarde. Se estiman oficialmente 12°C

Sábado con poco sol

En el comienzo del fin de semana arriba a la ciudad aire más húmedo y templado, que si bien será el responsable de la frondosa nubosidad de la tarde también jugará a favor del termómetro: se esperan 15°C, un valor bajo para los friolentos pero el más alto de los últimos días.

Por la noche desmejora pero no hay previsión de lluvias. La nubosidad nocturna mantiene la temperatura en 14°C, diez grados más que dos noches atrás.

Domingo bajo amenaza

Ya desde la madrugada tendremos los primeros chaparrones a la vuelta de la esquina. Un nuevo frente frío impactará en el Río de la Plata con la firme intención de aguarnos el asado. Hasta el momento se esperan precipitaciones para todo el día, mejorando recién por la noche con la entrada del viento Sur. La máxima se estima en 15°C con un desplome térmico nocturno para cuando la masa de aire frío haya terminado su check in.

El frío se hace su Agosto

Data dura sobre el mes entrante:

  • Máxima media: 17.7°C
  • Mínima media: 8.7°C
  • Máxima record: 30 de Agosto de 2009, 34.4°C
  • Mínima más mínima: 8 de Agosto de 1948, -4°C
  • El Agosto más lluvioso fue el de 1922, con 278 mm y el más seco fue el de 1969, sin lluvias.

El charco agitado

Un centro de baja presión atravesó Uruguay el pasado martes y generó ráfagas que superaron los 100 km/h. La intensa velocidad de viento no produjo daño estructural ni heridos. Las imágenes del oleaje de Montevideo y los autos esquivando la furia del río fueron impactantes

¿Huracán o el Ciclón?

Las agencias meteorológicas charrúas anunciaron la llegada del evento con el poco feliz título de "alerta por arribo de un ciclón". Aunque se trató en verdad de un ciclón extra tropical, el solo uso de esa palabra despertó el pánico en este lado de la orilla. Muchos pensaron que se venía un tornado o un huracán. Aunque técnicamente se esté en lo cierto... ¿Es correcto el uso del término "ciclón" a sabiendas de que sólo generará pánico en la población? En la meteorología comunicacional se vuelve muy borrosa la frontera entre alertar y asustar.

Vientofobia rioplatense

La sensibilidad uruguaya por el viento no es nueva. Hace cuatro años un frente de ráfagas dejo dos muertos, paralizó la ciudad y provocó daños significativos. Fue el 12 de Septiembre de 2012 y los uruguayos lo recuerdan como "el día que Montevideo voló". Se registraron vientos de hasta 150 km/h y la intensidad tornádica impedía a la gente cruzar la calle.

El hijo del viento

Según la Odisea, Eolo tuvo seis hijos hombres y seis hijas mujeres que se casaron entre sí. La mitología contemporánea le agrega un decimotercer vástago. Un muchacho de Henderson, con una saeta rubia sostenida en el aire y con el poder de atacar al enemigo con la velocidad de una ráfaga. Se lo conoció como "el hijo del viento". Cuenta la leyenda que una vez le grito un gol en la cara a Zeus y éste lo castigó obligándolo a casarse con una humana que le sopló la tarjeta de crédito y a tener una descendencia, también mortales, que se paseó por todos los programas de chimentos.

EL hijo del viento también castigó a Uruguay. Fue en 1989 y lo relató Marcelo Tinelli

Eso es todo amigos! Nos veremos en el próximo episodio.

@Jopoangeli

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.