Dos argentinos expulsados de España, de regreso

No los dejaron entrar en la península
(0)
27 de febrero de 2004  

Dos de los cinco argentinos detenidos en España por no tener sus papeles en regla llegaron ayer a nuestro país después de que las autoridades migratorias de la península ibérica rechazaron anteayer su ingreso y los encerraron durante más de 14 horas en una sala especial del aeropuerto madrileño de Barajas.

En el momento en que intentaban ingresar nuevamente como turistas, con el fin de retomar sus trabajos, advirtieron que el permiso de visitante es trimestral y que para volver a entrar debían esperar en la Argentina noventa días más.

Sergio Hernán Luna (20), oriundo de San Miguel, provincia de Buenos Aires, y Héctor Fernando Bustos (31), de Córdoba, desembarcaron en Ezeiza ayer luego de que las autoridades migratorias españolas los rechazaron y finalmente los deportaron en el vuelo 1135 de Aerolíneas Argentinas. "Pasamos más de 14 horas encerrados en una "sala de ilegales", donde no se podía llamar a nadie. Nos trataron muy mal, como delincuentes", dijo a LA NACION Bustos. Junto a ellos se encontraba otro argentino que podría regresar el sábado: Matías Thomas, que usó su celular, a escondidas, para avisar de la situación que vivían los tres.

En España, trabajaban de manera irregular como diseñador gráfico y cocinero, respectivamente. Sus jefes habían comenzado a tramitar a fines del año pasado la solicitud de empleo. "Pretendimos entrar como turistas porque nuestros papeles están todavía en trámite. Tardan cerca de cuatro meses. Queríamos esperar allá el permiso de residencia", dijo Luna.

Según los jóvenes, cuando pasaron por migraciones el funcionario que los detuvo les dijo que nunca tendrían que haber vuelto a la Argentina. "Nosotros intentamos cumplir con la ley y parece que ellos quieren que la gente se quede ilegal. ¿Quién los entiende?", reclamó Luna. Ambos habían estado en España tres meses trabajando, volvieron a la Argentina en enero y hace tres días decidieron viajar otra vez. Sin embargo, la ley española establece que finalizados los tres meses de turismo se debe regresar al país de origen y esperar tres meses más para volver como visitante.

En tanto, la justicia española suspendió ayer la expulsión de los argentinos detenidos en Tenerife, que seguirán en esa situación por lo menos hasta el lunes. Hoy sus abogados solicitarán su libertad, en tanto que otro argentino fue apresado unas horas en Vigo, Galicia, y luego liberado, pero quedó sometido a investigación por la misma situación.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.