Dos chicos fallecieron por inhalar un raticida

Lo había esparcido el padre en el hogar
(0)
4 de mayo de 2003  

CORDOBA.- Dos hermanitos, de dos y cuatro años, murieron envenenados al inhalar un raticida que su padre había colocado en la casa donde viven para combatir las ratas que invadían el hogar. Otros integrantes de la familia debieron ser atendidos en el hospital por los efectos tóxicos de la sustancia.

La madre de los pequeños, Carolina Romero, y otro de sus hijos, Sergio, de 7 años, también resultaron afectados por el veneno y debieron ser hospitalizados, pero no corren peligro.

Las infortunadas criaturas fueron identificadas como Alejandra, de 2 años, y José Leguizamón, de 4, quienes murieron cuando eran trasladados desde su casa en el barrio Nuestro Hogar III -en la periferia de la capital- hacia un hospital.

Ellos dormían

El padre de familia, Ramón Leguizamón, había colocado el veneno para eliminar las ratas sin medir las consecuencias y se dirigió a su trabajo, mientras su familia dormía.

La sustancia hizo efecto y despidió los gases nocivos que terminaron provocando la tragedia.

El propio Leguizamón se encontró con el dramático cuadro cuando, ayer por la mañana, regresó a su hogar. Sus seres queridos estaban descompuestos, con fuertes vómitos. Con la ayuda de vecinos fueron trasladados a un centro asistencial. La médica que los atendió precisó además que la madre de los niños también debió ser asistida por los facultativos preventivamente, y debido al estado de conmoción que le provocó la tragedia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.