Dos experiencias distintas, pero exitosas

Eloísa toma suplementos para controlar su peso y Olga decidió someterse a una cirugía bariátrica
(0)
12 de agosto de 2012  

"Nunca fui de prestarle mucha atención a mi peso –afirma Eloísa Bruno, abogada de 68 años–. Soy una persona muy dinámica, camino, hago yoga, pero tampoco estoy tan activa como antes. No soy delgada, tampoco gorda, pero tengo un poco de sobrepeso."

Eloísa escuchó en una entrevista periodística a un médico hablando sobre las bondades del ácido linoleico conjugado y decidió probar, claro que luego de consultar a su médico. "Me dijo: «Mal no te va a hacer», y desde hace unos tres meses estoy tomando este suplemento", contó.

"Noto sus efectos, más que en el peso corporal, en la figura, ya que veo el abdomen más plano", dice Eloísa, que asegura no ser amante de las dietas, sí de cuidarse en las comidas.

Su historia personal se contrapone con la de Olga Giménez, de 44 años, que, tras décadas de "probar de todo" para bajar de peso, decidió someterse a una cirugía bariátrica, que le permitió bajar 35 kilos de los 93 kilos que pesaba en 2011.

"Como todo obeso, probé con la dieta del sol, la de la luna, con tratamientos homeopáticos, con profesionales y con muchas otras cosas –cuenta esta médica especialista en geriatría–. Con algunos logré descensos interesantes, pero siempre con el efecto yoyó, de luego volver a recuperar los kilos perdidos."

Olga considera que haberse operado fue un "cambio trascendental". "El descenso de peso no pasa sólo por la cirugía, es un cambio aun más profundo, en el que la cirugía al controlar el apetito facilita la reeducación alimentaria –asegura–. Uno va aprendiendo a hacerse tiempo para comer, a sentirles el gusto a los alimentos, a masticarlos 25 veces y no sólo tragarlos."

Pero Olga no sólo bajó de peso: la cirugía y el programa de reeducación alimentaria asociado le permitieron revertir la diabetes y la hipertensión que sufría a causa de la obesidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.