Dos sospechosos apelaron el fallo que les impide declarar en Corrientes

Gabriel Di Nicola
(0)
28 de febrero de 2006  

CORRIENTES.- Dos de los siete jóvenes correntinos sospechosos de haber participado en el homicidio de Ariel Malvino apelaron ayer una resolución judicial que rechazó un pedido para que se les tomara declaración testimonial en los tribunales correntinos.

Germán Braillard Poccard y Francisco Méndez, ambos de 22 años, apelaron el fallo del conjuez Andrés Vigay, que el miércoles pasado denegó un planteo presentado por los dos muchachos, que pretenden declarar como testigos en esta capital; así lo informó a LA NACION Ricardo Harvey, uno de los abogados de los muchachos.

Ahora, según informaron fuentes judiciales, es el propio Vigay quien debe resolver si hace lugar a la apelación presentada por el letrado que patrocina a Braillard Poccard y Méndez, o la rechaza.

Respecto del rechazo de la presentación de los jóvenes, Vigay sostuvo: "Se trata de un hecho [el crimen de Malvino] que sucedió en un país limítrofe, protagonizado presuntamente por ciudadanos argentinos, y que, aunque no se puede negar, tiene una importante trascendencia periodística, no se advierte que el mismo caiga dentro de las causas enumeradas legalmente como de competencia federal, ni que sus efectos se produzcan en forma directa en nuestro país".

Pero, según explicó Harvey a LA NACION, Braillard Poccard y Méndez quieren declarar como testigos porque "se está ensuciando su buen nombre y honor". El abogado de los jóvenes adelantó que si su reclamo no prospera, su intención es llegar ante la Suprema Corte de Justicia provincial.

Los dos jóvenes quieren declarar cuanto antes para explicar que ellos no participaron en la agresión en que Malvino, de 21 años, recibió los golpes que le habrían provocado la muerte la madrugada del 19 de enero último.

Braillard Poccard y Méndez viajaron al balneario de Ferrugem, Brasil, junto con cinco amigos: Horacio Pozo (h.), Gonzalo Marasco, Andrés Gallino y los hermanos Eduardo y Lautaro Braun Billinghurst.

En su planteo original, Braillard Poccard y Méndez habían solicitado una confirmación judicial de cuál es la situación de los mencionados en la causa investigada en la comarca de Garopaba. La presentación fue realizada en el juzgado federal de Corrientes, cuyo titular, Carlos Soto Dávila, se excusó de intervenir.

Entonces, la decisión recayó en el abogado Vigay. Al rechazar el pedido, Vigay afirmó: "En consecuencia, se entiende que no posee jurisdicción para actuar en el hecho que se denuncia, ya que no existe ninguna causa radicada que dé origen a la misma, ni tampoco ningún trámite diplomático (rogatoria, pedido de detención o de extradición) que la sustente".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.