Dramático: viajó 3000 km hasta Formosa para despedirse de su madre enferma y no la dejaron

Carmen Acosta viajó miles de kilómetros desde Rawson, en Chubut, para ver a su madre por última vez. La autorización para acceder a la provincia de Formosa llegó este miércoles, pero su madre falleció antes de que pudiera visitarla
Carmen Acosta viajó miles de kilómetros desde Rawson, en Chubut, para ver a su madre por última vez. La autorización para acceder a la provincia de Formosa llegó este miércoles, pero su madre falleció antes de que pudiera visitarla Crédito: Diario Jornada
(0)
15 de octubre de 2020  • 16:36

Carmen Acosta viajó 3000 kilómetros desde Rawson al norte del país para visitar a su madre, de 81 años, enferma terminal de cáncer, que estaba internada en la provincia de Formosa. Por las restricciones de circulación debido la cuarentenapor el coronavirus, no la dejaron atravesar la frontera de Chaco y estuvo varada en una estación de servicio de Santa Fe durante cinco días. Finalmente, este miércoles obtuvo el permiso para ingresar a Formosa, pero fue tarde: su madre murió antes de que ella llegara a despedirla.

"Me avisan ahora que (mi mamá) falleció y yo no la pude ver", dijo Carmen este mediodía, notablemente conmovida, en un audio difundido por la señal TN. La mujer contó que había ingresado ala provincia del norte alrededor de la una de la mañana y la habían llevado a un hotel para hacerle un hisopado.

"Entré a Formosa con el compromiso previo de que, una vez que me hiciera el hisopado, me iban a trasladar al sanatorio donde ella se encontraba internada. Pero eso no sucedió. Me llevaron a un hotel y estoy esperando, no sé qué cosa, porque jamás me llevaron a ver mi mamá", indicó en el mismo audio.

Carmen Acosta vive en Rawson. Cuando se enteró de que su madre estaba enferma de cáncer, empezó a solicitar el permiso para visitarla. La autorización llegó demasiado tarde
Carmen Acosta vive en Rawson. Cuando se enteró de que su madre estaba enferma de cáncer, empezó a solicitar el permiso para visitarla. La autorización llegó demasiado tarde Crédito: Facebook cadena Tiempo

Carmen es una docente formoseña, pero trabaja en la ciudad de Rawson. En mayo de este año, se enteró que a su madre le habían diagnosticado un cáncer terminal de médula. Desde entonces, comenzó a solicitar desde la capital de Chubut el permiso para poder visitarla, en el contexto de la pandemia de coronavirus que produjo el cierre de algunas fronteras interprovinciales.

Ante la desesperanza de no recibir respuestas de las autoridades, y luego de que a su mamá la internaran con un cuadro delicado, Carmen decidió emprender el viaje de miles de kilómetros.

La travesía de Carmen, de Chubut a Formosa

"Manejé 3000 kilómetros hasta Formosa para poder despedirla. Pero al llegar a Resistencia, Chaco, me dijeron que no tenía la autorización y, aún presentando una historia clínica y diciendo que mi mamá se está muriendo, no me permitieron ingresar", contó entonces Carmen a la cadena local Tiempo.

"Quiero darle el último abrazo y el último beso a mi mamá", agregó en su momento la docente quien, al recibir la negativa para atravesar la frontera con el Chaco, se quedó en una estación de servicio cerca de a localidad de Florencia, en Santa Fe, junto a una sobrina y un bebé de dos años.

Finalmente, este miércoles, la mujer anunciaba que le habían dado el permiso para ingresar a la provincia donde estaba internada su madre. "Me dijeron que me iban a permitir verla cumpliendo los protocolos", comentó al citado medio.

Carmen acampó durante cinco días en una estación de servicio en Florencia, Santa Fe, en el límite con la frontera chaqueña
Carmen acampó durante cinco días en una estación de servicio en Florencia, Santa Fe, en el límite con la frontera chaqueña Crédito: Captura de pantalla YouTube Vía Libre

La autorización llegó demasiado tarde. Luego de varios meses de pedir verla para poder despedirse, y mientras esperaba en el hotel a que la llevaran a visitarla, le avisaron a Carmen que su mamá había fallecido.

Solo recibió una respuesta práctica después de acampar cinco días en una estación de servicio santafesina, a pesar de que llevaba consigo la historia clínica de su madre y el resultado de un reciente hisopado negativo y que la habían dejado pasar por otros controles interprovinciales.

"Necesito ver a mi madre un día, una hora, un segundo y después que me saquen. Necesito ver a mi madre", había dicho Carmen al sitio formoseño Algo está pasando. Pero no le dieron esa oportunidad.

El caso recuerda una situación similar. En agosto, Pablo Musse, un hombre de Neuquén, no pudo ingresar a Córdoba para despedirse de su hija Solange, quien se encontraba muy enferma y finalmente falleció sin ver a su padre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.