Durante 2018 se registraron más de 11.000 denuncias por ataques de motochorros

Leonardo Scannone
(0)
18 de enero de 2019  

Cuando las autoridades porteñas realizan encuestas de victimización, una modalidad del delito aparece al tope de las preocupaciones: los motochorros. Y la estadística de 2018 apuntala ese temor: se registraron 11.166 denuncias por ataques de motochorros, con un aumento del 3% con relación a 2017. Los robos y hurtos se incrementaron un 2%, con 112.659 denuncias, mientras que se verificaron 136 homicidios el año pasado, con una leve disminución anual de siete casos.

Los 136 homicidios verificados en 2018 ratifican la tendencia decreciente de asesinatos que se mantiene desde los 198 crímenes consignados en 2014 en las calles porteñas.

Con esa cifra, la tasa de homicidios en la ciudad alcanzó el año pasado la marca de 4,43 cada 100.000 habitantes, una de las más bajas entre las capitales latinoamericanas.

Esos datos fueron expuestos por el mapa del delito porteño, que desde 2017 es implementado por el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad. El registro se nutre de datos policiales, judiciales, de otros operadores estatales -agentes de Tránsito, bomberos y médicos del SAME- y, fundamentalmente, de la información que brindan los propios vecinos con sus denuncias en comisarías o fiscalías. Ese instrumento permite a los funcionarios trazar una "hoja de ruta" con la cual establecer el despliegue policial, y elaborar y ajustar las políticas de persecución criminal. En el ministerio ponen el foco en que los ciudadanos realicen denuncias, ya que gracias a ellas pueden alimentar la base de datos y así, según expresan, tener un mayor conocimiento de cómo se van modificando las estrategias criminales.

La modalidad de ataques de motochorros fue uno de los puntos más preocupantes que entregó el mapa del delito, según la lectura de los datos realizada por las autoridades porteñas.

En la categoría "robos", el aumento llegó al 3,44%. En 2017 se registraron 68.297 hechos y al año siguiente, 70.648. Al colocar el foco sobre ese indicador, el crecimiento en la modalidad "motochorro" aumentó de 10.086 a 11.166 robos en toda la ciudad.

Palermo fue el barrio más golpeado por esa modalidad del delito, con 1053 ataques de motochorros. El 21% de los delitos en ese barrio-comuna son generados por ladrones que circulan en motocicletas. Para los funcionarios, ese ascenso de los ataques de motochorros en Palermo pudo ser un efecto no deseado de la presión policial efectuada en otros barrios.

Más allá de los robos en motos observados en Palermo, también fue alto el registro visualizado en Caballito, que tuvo 922 robos causados por motochorros, el 27% del total de delitos denunciados en ese lugar. En Recoleta fueron 795 vecinos los que denunciaron ataques de motochorros. En ese barrio creció 25% esa modalidad con relación a 2017. Otro barrio que resalta por este tipo de delito es Almagro, con 800 casos y una variación anual de 40,60%.

"El robo y arrebato con motos es un delito que, si bien creció, fue en un porcentaje menor comparado con años anteriores. Por eso es que hemos tomado medidas, incrementando y reforzando patrullajes y controles, y sumando además ahora un despliegue específico para las zonas de la ciudad donde se da esta modalidad", detalló el vicejefe de gobierno y ministro de Justicia y Seguridad porteño, Diego Santilli.

Entre los planes porteños contra los motochorros aparece la definición de zonas "calientes" y el patrullaje preventivo allí de 54 binomios motorizados. También esperan las autoridades porteñas intensificar los controles para el uso para los acompañantes de chalecos con el dominio del vehículo, aunque esa medida tiene relativa eficacia contra los motociclistas delincuentes. No se modificaría la reglamentación de tránsito para prohibir la circulación de más de una persona con moto.

Más allá de cierto retroceso en los homicidios dolosos, nuevamente quedaron en los primeros lugares en ese punto los barrios de Retiro y Flores, donde la mayoría de los casos se habrían producido en los alrededores de las villas 31 y 1-11-14. En Retiro se verificaron 16 asesinatos, mientras que en Flores se notificaron 12 crímenes. En ese último caso se notó una disminución de los asesinatos -según las autoridades por el trabajo focalizado en la villa 1-11-14-, ya que un año antes se habían registrado 27 homicidios.

En cuanto a los robos, la tasa más elevada se encontró en el barrio de San Nicolás, que incluye el centro porteño, con 886 casos cada 10.000 habitantes.

En esa lista de zonas más riesgosas quedaron en 2018 los barrios de Constitución, con una tasa de 545; San Telmo, con 416, y Monserrat, con 344. En cambio, el barrio donde menos robos se denunciaron fue Parque Chas, con una tasa de 107 casos cada 10.000 habitantes.

En un ranking por tasa de robos, las zonas más seguras quedaron en Villa General Mitre, con 113; Villa Pueyrredón, con 128, y Monte Castro con 154.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.