Duras críticas a la Presidenta en el acto contra la inseguridad

Familiares de personas asesinadas reclamaron justicia y que se combata el delito
Pablo Tomino
(0)
10 de diciembre de 2009  

De un árbol blanco de Navidad sobre el escenario, montado frente al Congreso, pendían anoche los retratos de unas 50 personas muertas, todas víctimas de la inseguridad. Cada foto era una vida que ya no estaba.

"Nosotros no tenemos fiestas de fin de año, ni cumpleaños, ni Día del Madre, ni Día del Padre. Nos mataron a un ser querido en un país donde la Justicia no existe y donde el Estado sigue ausente", decía Facundo, hijo de Daniel Capristo -asesinado de nueve balazos el 15 de abril pasado para robarle el auto-, en el acto organizado por familiares y amigos de víctimas de la inseguridad.

Con discursos duros y críticos destinados, principalmente, a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, más de mil personas clamaron anoche por más justicia frente al Congreso Nacional. Varios vecinos conmovidos por la causa apoyaron una movilización signada por el dolor y la bronca de padres que perdieron a un hijo, de hermanos ahora sin hermanos, y de jóvenes sin alguno de sus padres, todos ellos, asesinados.

"Yo les quiero decir a los gobernantes, que están sentados calentando una silla, que alguien tiene que dar respuesta a tanta masacre. Pero nadie habla. Usan la cadena nacional para hablar de tonterías y nosotros queremos saber qué van a hacer por la seguridad. Pero nadie da la cara", decía, con la voz quebrada, pero clara, Claudio Almirón, hermano de Claudia, la docente asesinada en Derqui el 25 del mes pasado para robarle el automóvil, pese a que no se había resistido.

Rubén, el padre de Claudia Almirón, criticó con dureza a la Presidenta. "Es una vergüenza que no haga nada, que no se ocupe del tema. Nos están matando a todos. La corrupción es moneda corriente en el poder político", afirmó, antes de bajar del escenario con los ojos llenos de lágrimas.

Esa imagen se repetía en cada rostro, en cada persona que llegó hasta el Congreso empujada por alguna situación de inseguridad que le tocó de cerca. "Un año sin Nyla", decía el cartel que, a duras penas, sostenía la madre de una chica muerta en un intento de robo, en el conurbano. Otros tantos reflejaban el mismo dolor, la misma sensación de injusticia: "Necesitamos vivir en paz", "No queremos que nos maten más seres queridos", y más...

El himno nacional argentino que se entonó en la apertura del acto sirvió para captar a algunos curiosos que transitaban por la zona, aunque los organizadores esperaban más convocatoria.

"Tal vez la gente no se compromete porque no están en nuestro lugar, pero esto le puede pasar a cualquiera. Yo nunca me imaginé que me podían matar a un hijo, y aquí estoy, parado frente a ustedes, llorando por ella", intentaba explicar Roque González Córdoba, padre de Cecilia, asesinada en La Rioja, desde donde vino para pedir justicia.

El descrédito hacia los políticos, en ocasiones acompañados con silbidos, estaba presente en cada palabra, en cada frase. "¡La inseguridad no es una sensación, es una realidad! Los políticos no nos escuchan. Ojalá que la sociedad entienda alguna vez que esto nos puede pasar a todos", decía Mariana Etcharrán, hermana de Gonzalo, asesinado en Ciudadela el 15 de agosto pasado.

Las velas, en el final, cerraron la noche.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.