Según un estudio de la agencia Ogilvy. El aislamiento y la desconfianza acorralan a la clase media