El apagón, excusa para no sesionar