El arma más fuerte en la lucha contra las adicciones, el DNI

Se presentó una campaña que busca promover el pedido del DNI en los comercios y erradicar el consumo de alcohol en menores de edad
Domitila Dellacha
(0)
2 de julio de 2015  • 21:32

Verde o celeste. En tarjeta o en libreta. Una herramienta que no sólo sirve como un documento, sino que confirma nuestra identidad y nos hace personas existentes en una sociedad. Lo usamos en la democracia para votar porque garantiza que tenemos la edad para hacerlo. De la misma manera, nos permite acceder a lugares y cuando los números lo determinan, consumir alcohol. Pero, ¿qué pasa cuando la norma no se respeta y los jóvenes consumen sin control? ¿El DNI dejó de ser esa herramienta tan preciada? ¿Existe un responsable?

En la lucha para detener las adicciones y el consumo en menores de edad, la cervecería Quilmes presentó su campaña Dale No Ignoremos (DNI). Una movida que busca prevenir el consumo incitando a los comerciantes a exigir el DNI en la venta de bebidas alcohólicas. Su objetivo es lograr un cambio de hábito positivo que colabore con el cumplimiento de la Ley 24.788, que prohíbe la venta de bebidas con alcohol a menores de 18 años.

El 93% está de acuerdo con que se pida el DNI para corroborar la edad
Según una encuesta nacional realizada por la consultora TrialPanel sobre una base de 500 personas de entre 18 a 34 años, un 90% considera que es muy importante que existan campañas públicas que prevengan el consumo y el 93% está de acuerdo con que se pida el DNI para corroborar la edad.

Adriana Castgno, directora de TrialPanel a cargo de la investigación, dijo: "El pedido de DNI aparece como una de las principales herramientas para acompañar y ayudar a los comerciantes en el cumplimiento de la ley que prohíbe la venta de alcohol a menores".

Por su parte, Pablo Querol, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Quilmes, manifestó: "Queremos invitar a toda la sociedad a que sea parte de un cambio. Las bebidas con alcohol son sólo para mayores de 18 años y que se cumpla esta norma es responsabilidad de todos". Además agregó: "Creemos que entre todos podemos lograr que le DNI se convierta en la herramienta principal para evitar la venta del alcohol a menores".

Acerca de una ley incumplida

En 1997, cuando la ley que prohíbe el consumo de alcohol en menores fue sancionada, se reglamentaron las penas para aquellos comercios que no la cumplieran. Las mismas establecen penas monetarias que van desde 500 a 1000 pesos en una primera infracción y que incluyen la clausura del comercio por al menos diez días. En caso e una reincidencia en el cumplimiento de la ley, la pena atenta a años de prisión.

Miguel Espeche: El control es provisional, mientras que el cuidado de los más chicos es una actitud profunda que debemos asumir todos, cada uno desde su rol

La cuestión aquí está en quién sería el responsable de no vender y según investigación de TrialPanel, cerca del 70% de los encuestados cree que los dueños y/o encargados de locales de venta de alcohol son los responsables de que no se venda alcohol a menores. En segundo lugar se destacó la responsabilidad de los padres y en tercer lugar de la sociedad en general.

Miguel Espeche, psicólogico especialista en vínculos, dijo: "Tenemos que entender los beneficios de las leyes. Las normas nos liberan, nos constituyen y nos habilitan como adultos. Pedir el DNI no es un instrumento de control, es un gesto que se relaciona con el cuidar y el proteger, sobre todo a los menores. El control es provisional, mientras que el cuidado de los más chicos es una actitud profunda que debemos asumir todos, cada uno desde su rol".

El alcohol: el problema y la solución

El alcohol como adicción en la vida de los jóvenes es un hecho y un desafío que representantes del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires se han puesto como objetivo erradicar. En el pasado mes de mayo se presentó la primera guía a ser utilizada en las escuelas para informar a los chicos y ayudarlos a salir del consumo.

Gastón Mazieres, director de la Fundación proyecto cambio, una institución que trabaja desde hace veinticinco años rehabilitando personas adicciones sostuvo: "La sociedad en general es la responsable de estos excesos porque no toma lo suficientemente en serio el problema. No hay respuesta desde los organismo públicos ni privados.

¿Cómo se detecta el inicio del problema? Mazieres dijo a LA NACION que "el alcohol se empieza a tomar por motivos placenteros. Lo que delata el punto de adicción en los jóvenes es cuando empiezan a tomar hasta perder el conocimiento. La noche se convierte en un ámbito de descontrol y no hay intervenciones de ningún tipo".

Y aseguró: "Se trata de un fenómeno social que hay que encarar. Los chicos deben aprender a controlar los impulsos. Se deben incluir dentro de las políticas de estado este tipo de nociones de cambio social en toda las áreas".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.