El arte es el mejor verde

La 21ª edición de arteBA confirmó el valor de la obra de arte como un refugio frente al cepo cambiario y al cuco de la AFIP
Alicia de Arteaga
(0)
22 de mayo de 2012  

Día de cierre en arteBA. Caras sonrientes por donde se mire; más ventas de lo imaginado; la certeza de que hay un público de "iniciados" que crece año tras año y una pregunta que sobrevuela los pabellones palermitanos: ¿que pasó ? Ni el cuco de la AFIP ni el tembladeral del dólar frenaron el entusiasmo que se orientó por igual a obras históricas, a consagrados y a la miel de la feria que son las galerías del Barrio Joven, donde una obra de arte se consigue por $ 300. Créase o no, una galerista debió renovar su stand porque había vendido todo.

A la hora del balance, arteBA cierra una exitosa edición en medio de un contexto de crisis. Como ocurrió en 2002. Fue una buena idea elevar la altura de los paneles a casi cuatro metros, porque exhibir con calidad es una manera de levantar el listón. La altura hace la diferencia y las obras ganan en lucimiento.

Difícil es encontrar un galerista que quiera hablar de precios y menos aún del color de la moneda usada. Queda claro que la incertidumbre hizo del arte el mejor verde. Es una inversión que da satisfacción inmediata y un bien tangible que se valoriza en el tiempo.

En su 21ª edición, consolidada como la feria de arte contemporáneo de la región, arteBA comenzó a dar señales positivas para quienes imaginan esta vidriera como un centro internacional de ventas. Patricia Sandretto, coleccionista con base en Turín, Italia, alguien que conoce muy bien a nuestros artistas y admira a Tomás Saraceno, encargó una obra a Eduardo Basualdo, l’enfant gaté de esta edición, cuya obra se exhibe en U-Turn, espacio de alto vuelo impulsado por Mercedes-Benz. Oscar Cruz, galerista brasileño, admitió que esta vez "de verdad" los argentinos se habían interesado por los artistas de su país.

Entre las lecciones que deja arteBA 2012, la primera es la pasión del público. El entusiasmo que desbordó el fin de semana, como era previsible, continuó ayer con sala llena y gente de pie para escuchar a Marta Minujin. La pitonisa del arte argentino volvió a sorprender a sus fans, y antes de comenzar a hablar, montó un show de malambo, con gauchos urbanos de botas y chupines. Ver y escuchar para creer. Resultó una inesperada performance cargada de energía en el umbral de un día de buenas noticias: el ministro Diego Santilli confirmó ayer que la adquisición de la obra de Pablo Siquier es el primer eslabón de una Colección de Arte Argentino Contemporáneo para el Espacio Público; iniciativa que aspira a convertir en ley.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.