Opinión. El aspecto biológico del psicópata