El bono que cruzó las fronteras bonaerenses