El boom de compras también alcanza a las propiedades