El cambio climático modificó los hábitos de las ardillas