Verano 2004. El caos de tránsito no incomoda a los turistas en Pinamar