Arqueología. El Coliseo estaba pintado de colores, con frescos y grafitis