El conflicto recayó en los usuarios

(0)
9 de mayo de 2003  

El aumento del precio de los pasaportes fue autorizado por el Gobierno en respuesta al reclamo de la empresa Ciccone Calcográfica, proveedora de las libretas para confeccionar los documentos y que había restringido el suministro por falta de presupuesto. La escasez de cartillas había provocado demoras superiores a los dos meses y medio en la entrega de los pasaportes.

La imprenta trabaja con un 90 por ciento de insumos importados en la fabricación de las libretas, que a principios de 2002 se encarecieron a la par de la devaluación del peso. Por eso, en febrero del año último, la firma abrió un expediente ante el Ministerio de Economía, en pedido de un aumento en las partidas giradas para la elaboración de los pasaportes.

El trámite sólo obtuvo respuesta hace dos semanas, tras la publicación en LA NACION del conflicto existente. Entonces, Economía anunció que había aceptado el reclamo de Ciccone Calcográfica.

En los últimos días, dos reglamentaciones oficiales dieron luz verde para que la empresa proveedora cobrara por cada pasaporte 86,04 pesos más IVA -un total de $ 104,10- en reemplazo del valor anterior, y para que la policía recaudase 25 pesos para la administración pública nacional por la venta de dicho documento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.