El consumo ya da señales de que llegó a la costa el turismo de más recursos

Ir a la playa con lo puesto y comprar para consumir en el balneario es rutina en Pinamar
Ir a la playa con lo puesto y comprar para consumir en el balneario es rutina en Pinamar
En todo el partido de Pinamar crecen el alquiler de carpas, el gasto en gastronomía, la ocupación en alojamientos con más confort y las compras; son viajeros que antes iban al exterior
María Ayzaguer
(0)
21 de enero de 2019  

PINAMAR.- "De las 80 carpas que tengo, 30 están ocupadas por turistas recuperados de Punta del Este", dice Luis Sanza, dueño del balneario Beach Club Paradise, para describir a los nuevos visitantes llegados a estas playas. La cifra se condice con el 30% de argentinos que dejaron de ir a Uruguay durante esta temporada.

"Nuestros clientes de sombra llegan apenas con el traje de baño, cuando años anteriores venían con la heladerita llena y solo se acercaban a comprar hielo o una cerveza. Ahora se sientan a almorzar, leen la carta de izquierda a derecha sin mirar el precio y piden recomendaciones. Y desembarcan en autos de alta gama que hace dos años no se veían", describe.

Los repatriados ocupan Pinamar , Cariló y Ostende y consumen algo más holgadamente. Y es que la costa atlántica está hasta dos o tres veces más barata que el Este. Solo tomando como referencia las rabas, si en las playas uruguayas cuestan $655, en Pinamar se consiguen por $340.

Facundo Molina, de 42 años, es uno de los "recuperados de la costa". Luego de muchos años de pasar sus vacaciones fuera del país, la suba del dólar afectó los planes familiares y hoy está en Pinamar con su esposa y sus tres hijos. "La devaluación realmente ha sido un golpe muy importante, impactó muchísimo. Hasta sé de gente que igual viajó a Punta del Este y cuenta que recorta gastos o reduce la cantidad de días", detalla. Pinamar no lo defraudó con sus playas más anchas, y nuevas opciones gastronómicas y de servicios. Ya no descarta volver el año que viene.

Nuestros clientes de sombra llegan apenas con el traje de baño. Se sientan a almorzar, leen la carta de izquierda a derecha sin mirar el precio. Y desembarcan en autos de alta gama que hace dos años no se veían ""
Luis Sanza

Según un informe del Observatorio Turístico de Pinamar, en términos generales los comerciantes sienten que los turistas se están cuidando mucho al momento de gastar, son cuidadosos en la elección de precios y productos. Pero al mismo tiempo el porcentaje general de ocupación por categoría marca que los hoteles de cuatro estrellas son los más demandados: se llevaron el 89% de las reservas en la primera quincena de enero. En Valeria del Mar, los gastronómicos que ofrecen platos por $300 por persona alcanzaron un turno y medio de recambio de comensales, pero los que tienen opciones de entre $600 y $800 trabajaron más; los clientes aprovecharon promociones bancarias, cubrieron fácilmente dos turnos y hubo una demanda constante. Incluso el golf tuvo su mejor temporada en diez años.

Se volvió a ver gente de Chile o de otras provincias de la Argentina. Tenemos que lograr que el turista recuperado vuelva a elegirnos no solo por el precio, sino también porque fue bien atendido""
Silvia Melgarejo

La incidencia del tiempo

Ayudados por el tiempo templado (las máximas no vienen superando los 25°C), los turistas salen y consumen. Hace un par de días, en el puesto de waffles de la galería Pinamar Plaza había no menos de cincuenta personas haciendo cola. En Tante, un restaurante clásico de este balneario, recomiendan reservar el día anterior para poder cenar. En Cariló se puede ver gente circulando con bolsas de reconocidas casas de ropa y zapatos y, por la noche, en los restaurantes volvieron las mesas de grupos de más de diez amigos.

Para Mariana Cancino, martillera de la inmobiliaria Teyca de Pinamar, no necesariamente se alquiló lo más caro (tienen 90% de ocupación), pero sí definitivamente lo que está acorde en relación de precio y prestaciones. "La gente busca propiedades que están equipadas con todo el confort mínimo con el que vive en su casa. Muy cerca de lo que sería un apart hotel con todos los servicios: lavavajillas, heladeras grandes, todos los electrodomésticos y blanco", explica. En ese sentido, Pinamar se ha ido aggiornando con el tiempo. Con discreción, las inmobiliarias cuentan que no se alquilan los departamentos que quedan muy viejos en el centro. También ha ido ganando terreno en el último tiempo el alojamiento por Airbnb.

También extranjeros

La Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de Pinamar acaba de terminar un relevamiento que marca el 78% de ocupación en lo que va de la segunda quincena para todo el municipio.

Según sus números, Ostende y Valeria tienen 72%; Pinamar, 74%, y Cariló, 81%. Pedro Marinovic, presidente de esa entidad, reconoce que en el último tiempo y cada vez con más fuerza el público vira hacia el apart hotel y que, en ese sentido, Cariló y Valeria del Mar tiene hospedajes más nuevos y acordes con lo que desea el turista.

Silvia Melgarejo, titular de Constructora del Bosque, explicó que en Cariló está ocupada prácticamente la totalidad de las propiedades que administra. Y que en ese balneario se volvieron a ver turistas de Chile o de otras provincias de la Argentina que hacía tiempo que no se veían. "Si tomamos conciencia, tenemos que lograr que el turista recuperado vuelva a elegirnos no solo por el precio, sino también porque fue bien atendido", reflexiona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.