El crimen de Lecuna se quedó sin sospechosos

Falta de mérito para los tres detenidos
(0)
8 de diciembre de 2001  

El juez de instrucción porteño Enrique Velázquez dictó ayer la falta de mérito para los tres sospechosos que fueron detenidos y acusados de su presunta participación en el homicidio del empresario Miguel Lecuna, esposo de la actriz y conductora de televisión Georgina Barbarossa, ocurrido el 2 de noviembre último.

No obstante, según informaron fuentes judiciales, los tres sospechosos seguirán detenidos debido a que fueron acusados por otros hechos delictivos. Vale recordar que, cuando fueron detenidos en la villa de emergencia Puerta 8, situada en el cruce de Ruta 8 y el Camino del Buen Ayre, en el partido bonaerense de San Martín, los sospechosos tenían en su poder varios objetos de valor robados. Por estos son investigados en los Tribunales de San Martín.

La medida dictada por el juez Velázquez en relación con el caso Lecuna benefició a Marcelo Martínez, Daniel Manzanelli y Amadeo Alvarez, dijeron las fuentes.

De acuerdo con las fuentes consultadas, la resolución del juez Velázquez se fundó en que los tres sospechosos pudieron demostrar sus coartadas y en que los investigadores no encontraron más pruebas.

La declaración de un informante de la policía bonaerense constituía el indicio principal que vinculó a los sospechosos con el homicidio.

Ordenan más peritajes

No obstante, los tres sospechosos permanecerán vinculados con la causa, ya que "es necesario profundizar la investigación".

El juez ordenó extraerles muestras de sangre para eventuales análisis futuros que se realicen con muestras obtenidas en el lugar de los hechos.

Lecuna fue asesinado de cinco puñaladas cuando viajaba en un taxi, en el barrio de Palermo. El marido de Barbarossa se resistió a que los ladrones que bajaron de una camioneta Trafic blanca y abordaron el taxi lo asaltaran. Fue por eso que uno de ellos lo apuñaló. Luego, los delincuentes lo arrojaron del taxi en la esquina de Gorriti y Sánchez de Bustamante.

De acuerdo con los investigadores policiales, Lecuna había sido víctima de una de tantas bandas de delincuentes que utilizan los taxis para asaltar a los pasajeros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.