El de Palermo, cerca del cambio