San Juan. El derrame de cianuro fue más grave: Barrick vertió un millón de litros en el río