Opinión. El docente, de transmisor a facilitador del conocimiento