El dolor se adueñó de todo un pueblo