El fenómeno llegó más allá de Punta del Este