El fiscal afirma que el cadáver fue maquillado

Gustavo Carabajal
(0)
11 de mayo de 2003  

Para el fiscal de Pilar, Diego Molina Pico, el cadáver de María Marta García Belsunce fue maquillado para justificar que su muerte fue producto de un accidente y no de un homicidio.

Tal presunción fue expuesta por Molina Pico en el pedido de prisión preventiva para el marido de la víctima, Carlos Carrascosa, que presentó ayer ante el juez de Garantías de San Isidro, Diego Barroetaveña.

Ahora, el magistrado tiene cinco días para resolver si Carrascosa debe seguir detenido por su presunta responsabilidad en el homicidio de su esposa, ocurrido el 27 de octubre último en su casa del country Carmel, de Pilar.

Según informaron fuentes judiciales, entre los fundamentos del fiscal para pedir la prisión preventiva figura el peritaje realizado por los técnicos de la Universidad Nacional de La Plata, que reveló que había rastros de un adhesivo en el cráneo de María Marta que, según presume el fiscal, fue utilizado para tapar los tres orificios de bala de la sien izquierda de la víctima.

Molina Pico incorporó un disco compacto con la filmación de la autopsia y 35 fotografías digitalizadas de ese mismo trabajo en las que se destacan los orificios que habrían sido tapados para encubrir el homicidio.

Según revelaron fuentes de la investigación, tanto en el video como en las imágenes digitalizadas se observa claramente cómo los médicos encargados de realizar la autopsia tuvieron que utilizar un elemento punzo cortante -se habría usado una pinza de cirugía- para descubrir los orificios disimulados detrás de piel que, al parecer, estaba pegada.

"Estos elementos indican que el cuerpo fue preparado para tapar tres de los cinco disparos en la cabeza que mataron a María Marta García Belsunce", dijo a LA NACION una calificada fuente judicial.

El papel de Carrascosa

En su acusación, Molina Pico sostuvo que Carrascosa se encargó de instalar la hipótesis del accidente y que hubo testigos que dijeron que el imputado no estuvo en la casa de su cuñado Guillermo Bártoli mirando por televisión un partido de fútbol, sino en el club house del country tomando un café.

También adjuntó el certificado de defunción falsificado, el proyectil calibre 32 arrojado en el inodoro de la vivienda donde ocurrió el homicidio, los testimonios que indicaron la intención de impedir que la policía ingresara en el country. un par de horas después del crimen y el testimonio de la kinesióloga Beatriz Michelini, que sostuvo que Carrascosa fue el primero en llegar a la escena del crimen.

Aunque Molina Pico acusó a Carrascosa de ser el autor del crimen de su mujer e imputó a una parte del grupo familiar de colaborar en el encubrimiento, en su resolución de ayer no explicó si Carrascosa actuó solo en el homicidio y si se encargó de tapar los orificios con pegamento.

"No me pasa inadvertido que fue Carlos Alberto Carrascosa el primero en llegar a la escena del crimen y que instaló la hipótesis de un accidente", señaló el juez Barroetaveña cuando ordenó al captura del marido de María Marta.

Molina Pico concluyó que "la pluralidad concordante de indicios avalaron la presunción sobre la responsabilidad de Carrascosa en el crimen de su esposa". Con esto, cree haber derribado las coartadas del acusado.

No obstante, en la resolución del fiscal nada se menciona sobre el posible móvil del crimen ni sobre las otras pistas que el juez Barroetaveña le pidió que investigara cuando hizo lugar a la solicitud de Molina Pico sobre la detención de Carrascosa, el 11 de abril último.

En aquella oportunidad, el magistrado le ordenó al fiscal que "trabájase duro, sin ansiedad, con imaginación y sentido crítico, para descubrir las relaciones entre los hechos aparentemente alejados, pero sin pretender sólo con la intuición zanjar las lagunas de la demostración para presentar un caso".

Además, el juez Barroetaveña le pidió a Molina Pico que profundizara "sobre aspectos que hacen al móvil del hecho y las líneas investigativas que no fueron abortadas".

Sin embargo, en su resolución de ayer, Molina Pico nada dijo del móvil y de las otras pistas, como la que apuntaba al ex vecino del country Carmel Nicolás Pachelo.

Ahora, el magistrado debe analizar si en esta etapa del proceso y con los elementos aportados puede fundar la decisión de que Carrascosa siga en prisión o si lo deja en libertad por considerar que el fiscal no cumplió con ninguno de los requerimientos expresados hace un mes.

"Si con estos elementos se dispusiera la prisión preventiva de Carrascosa, se haría un daño irreparable al sistema judicial, ya que se estaría sacrificando el principio de inocencia. No creo que un juez con sustento científico, como estoy seguro que ocurre en este caso, pueda avalar una prisión preventiva", dijo el abogado Marcelo Nardi, defensor de Carrascosa.

Nardi afirmó que la sustancia hallada en el cráneo de María Marta pertenece a los componentes de un champú para combatir la pediculosis, que, según el letrado, la víctima utilizaba habitualmente debido a que durante sus actividades solidarias tenía contacto con niños que tenían esa afección.

El abogado del acusado también dijo que en el informe los peritos no afirmaron rotundamente que el ciano se correspondiera únicamente con la composición química de un pegamento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.