Fuertes vientos y pasturas secas complican la labor de los bomberos en Córdoba. El fuego castiga el Valle de Punilla