El Gobierno adeuda el plan alimentario

A cinco meses de haberse convertido en ley, y a pesar de tener fondos disponibles
(0)
25 de mayo de 2003  

El Programa de Alimentación Nacional -conocido como El hambre más urgente- no fue puesto en marcha por el gobierno que finaliza hoy, pese a que fue impulsado por una iniciativa popular con más de un millón y medio de firmas, que se convirtió en ley por unanimidad en ambas cámaras hace ya cinco meses y al compromiso personal de Hilda González de Duhalde.

El plan, que prevé la alimentación, estimulación temprana y atención médica de madres embarazadas y chicos de 0 a 5 años en situación de pobreza, recogió amplia adhesión popular y parlamentaria. A su vez, el Gobierno se comprometió ante los impulsores -el especialista en temas sociales Horacio Rodríguez Larreta (h.), LA NACION, Poder Ciudadano, la Red Solidaria y el periodista Luis Majul- que se empezaría por satisfacer las necesidades en cinco municipios como parte de un plan piloto. Grupos interdisciplinarios relevaron durante un mes esos distritos, identificaron demandas y recursos existentes.

Según ese trabajo, son necesarios 2.300.000 pesos para su instrumentación, los primeros tres meses. Pero si bien la ley fue sancionada hace cinco meses, sólo el 28 de abril último se la reglamentó. Cuatro días después, los fondos ya estaban disponibles; sin embargo, aun no fueron transferidos a los cinco municipios: Berisso y San Nicolás (Buenos Aires), Alderetes (Tucumán), Las Palmas (Chaco) y San Javier (Misiones).

"La deuda es la concreción de la prueba piloto. Los equipos técnicos relacionados con el plan trabajamos para que toda la información estuviera preparada, incluso los convenios con esos municipios, pero nunca se firmaron", dijo María Eugenia Vidal, directora ejecutiva de la Fundación Grupo Sophia, a cargo del estudio.

En esta fase inicial, y dentro de esa inversión de 2.300.000 pesos requeridos, se contemplan dos tipos de gastos: los de refacción o construcción de los centros de atención primaria de salud y los centros integrales de desarrollo infantil en cada uno de los cinco municipios, unos 500.000 pesos, y los gastos de funcionamiento de esos centros, estimados en 1.800.000 pesos.

"El compromiso del Gobierno de hace unos 15 días era el de adelantar una primera cuota de 800.000 pesos. Con eso, dada la demora en las partidas de los programas alimentarios, pondríamos manos a la obra en el tema nutricional", continuó Vidal.

"No estamos hablando de todos los centros necesarios en los tres municipios. Estos datos corresponden al 30% que se cubrirá en esos cinco municipios en los tres primeros meses", precisó. Este tercio equivale a 35 centros de desarrollo infantil, de los 96 necesarios en las cinco comunas, y a 16 centros de atención primaria de la salud, de los 41 que prevé el plan.

"Con este presupuesto se cubren las necesidades de 10.784 madres embarazadas y chicos de hasta dos años y las de 5217 niños de entre dos y cinco años", agregó Vidal.

Dos distritos en la espera

El intendente de San Nicolás, Pedro Novau, aseguró: "Todavía no hemos recibido los fondos correspondientes" del programa El hambre más urgente. Estimó que en el transcurso de las próximas semanas llegarán esos fondos, unos dos millones de pesos.

El jefe comunal dijo a LA NACION que, mientras tanto, están sosteniendo la situación social mediante el fondo municipal, y destacó que han llevado a cabo un minucioso trabajo, "destinado a trazar un mapa sobre las familias con necesidades más acuciantes".

Por su parte, el intendente de Berisso, Néstor Juzwa, al igual que su par de San Nicolás, dijo que hasta el momento no se concretó la transferencia de dinero correspondiente, y agregó: "Estamos a la espera, aunque nunca nos precisaron cuál es el monto que nos corresponde".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.