El gobierno bonaerense intervino el jardín de Castelar donde se denunciaron abusos