El Gobierno culpó al campo por el fuego