El escándalo por el narcotráfico: la ofensiva oficial. El Gobierno deja de subsidiar a SW