En el Teatro Colón. El gobierno porteño debe pagar por una muerte