El humo convirtió a Rosario en una ciudad fantasmagórica