El humo se coló hasta dentro de los autos