La quema de pastizales. El humo y la niebla dan una tregua