El Irízar regresa a la Antártida diez años después de quedar al borde de la destrucción