Salud. El juego, un aliado para prevenir una peligrosa bacteria